lunes, 20 de julio de 2009

SANGRADO DE FRENOS HIDRAÚLICOS DE DISCO

CUARTA PARTE
Después de mucho investigar en la red, por si había tutoriales de como realizar el sangrado de los frenos hidráulicos, he llegado a la conclusión de que "haberlos haylos", y muchos. Quizás demasiados. Pero me he dado cuenta de que la mayoría están en inglés, y los pocos que están en castellano o no se entienden, o están con explicaciones confusas o incompletas. Ésto me ha animado a realizar éste tutorial con todo lujo de detalles. Y para ello hay que empezar por el principio y hacer caso de la máxima que dice que si quieres reparar algo, primero conoce a fondo como funciona.

¿CÓMO FUNCIONA UN FRENO HIDRÁULICO DE BICI?
Ésto que voy a describir a continuación, es para todos aquellos que piensan que un freno hidráulico de bici, es distinto, en cuanto a su funcionamiento, con sus homólogos de los coches o las motos. Si tu eres de los que piensan ésto, lo siento pero estás en un tremendo error.

Los frenos hidráulicos para bici, funcionan exactamente igual que los frenos hidráulicos de cualquier vehículo (coche, moto, etc) que circulan por nuestras calles y carreteras. Es más, los frenos hidráulicos que actualmente llevan nuestras bicis, no son más que una mera adaptación de los sistemas hidráulicos de freno que llevan las motos. Eso quiere decir que también han heredado las ventajas y desventajas de éste tipo de frenos. Pero ¿cómo funciona realmente el sistema de frenos hidráulicos de una bici?

En primer lugar tenemos que distinguir 4 elementos principales que tienen en común, todos los sistemas de frenos hidráulicos. Éstos son: La bomba de freno, que va acoplada a la maneta y que lleva incorporado un pequeño depósito de líquido de freno. El latiguillo de freno, que es la tubería que sale de la maneta, hacia el tercer elemento del sistema, la pinza de freno que es donde van alojadas las pastillas, o guarniciones de freno, que a su vez son las que hacen contacto con el cuarto elemento; el disco de freno. Esos cuatro elementos funcionando en conjunto, son los encargados de detener a nuestra bici donde queramos y en cualquier situación.

Cuando nosotros presionamos la maneta del freno, estamos mandando una presión, por medio de un vástago, hacia el líquido de frenos. Ésa presión se transmite a través del latiguillo, hasta que llega a la pinza de freno. Ahí, la presión ejercida, actúa sobre los pistones que son los encargados de empujar las pastillas contra el disco de freno, haciendo que la bici se detenga. Lógicamente, cuanta más presión ejerzamos sobre la maneta, más rápidamente detendremos a la bici.

Sin embargo, para que éste sistema de freno funcione perfectamente, dentro del circuito, por donde se mueve el líquido de freno, no debe haber nada de aire. ¿Por qué? Pues porque la eficacia del sistema se basa en que el líquido usado, a diferencia del aire, no se comprime, por eso cada vez que nosotros actuamos sobre la maneta, la presión generada se transmite íntegra y sin pérdidas a través del líquido, hasta llegar a la pinza. El aire, por el contrario, se comprime, es decir, que si apretamos la maneta de freno y en la tubería (latiguillo) hay aire, con toda seguridad no podamos detener la bici al no transmitirse a la pinza, la presión suficiente para que ésta actúe sobre las pastillas de freno. Dicho de otro modo, al ejercer presión sobre la maneta, ésta es absorbida, en su mayoría, por la compresión del aire que hay dentro del latiguillo. En éste momento seguro que hay alguien que está pensando en los frenos de los camiones, que son de aire. De acuerdo, son de aire, pero aire comprimido, es decir, que una bomba eléctrica comprime el aire a una determinada presión (bares) y es esa presión, que por cierto es muy elevada, la que hace que las pinzas de freno detengan al vehículo. Pero eso es otra historia.

Es por eso, que cuando en el circuito hidraúlico de nuestra bici se cuela algo de aire (basta con que hayan unas pocas burbujas) el frenado se vuelva impreciso y poco efectivo. Para poner un simil entendible, imagínate que llevas frenos de cable en tu bici, pero en lugar de tener un cable dentro de la camisa, lo que hay es una goma elástica. Cada vez que aprietas la maneta, la presión ejercida se pierde a lo largo de la goma y ésta no llega hasta las levas del freno. Por eso es necesario el sangrado.

HERRAMIENTAS Y MATERIALES NECESARIOS
Dependiendo del fabricante de tus frenos, algún tipo de herramienta será diferente de lo que voy a detallar a continuación, es decir, en lugar de usar una llave de allen por ejemplo, tendrás que usar un destornillador o una llave plana. Bueno, eso es secundario porque de lo que se trata es de localizar los elementos, que cualquier freno de disco hidraúlico tiene, para eliminar el aire del circuito. En mi caso voy a sangrar los frenos Avid Juicy 5, pero repito que cualquier sistema de freno hidraúlico, tiene los elementos necesarios para extraer el aire del circuto. Solo hay que tener a mano las instrucciones del fabricante de los frenos que tengamos instalados en nuestra bici.

Por supuesto necesitaremos líquido de frenos, foto 1, y tendrá que ser exactamente del tipo que el fabricante de los frenos recomiende. Normalmente, los líquidos de frenos tienen una graduación que se denomina DOT, acompañado de un número índice. Las siglas DOT provienen de las palabras en inglés "Departament of Tranportation" (departamento de transportes), y el número que acompaña a las siglas DOT, hace referencia a la temperatura de ebullición del líquido de freno. Ver detalle en la foto 2. Así DOT 3 tiene una temperatura de ebullición entorno a los 205º C. DOT 4, a partir de 230º C y DOT 5.1, a partir de 260º C, y así sucesivamente. Es decir, que cuanto mayor sea el índice DOT, mayor será la temperatura de ebullición. Éste es el principal motivo de porque no se usa el agua en un circuito de frenos hidráulico (ya sabes, hidráluico, agua...). El punto de ebullición del agua es muy bajo (100º), y si estamos bajando una cuesta prolongada en bici, frenando continuamente, la temperatura, a causa del roce de las pastillas con el disco, muy probablemente aumentará y en algunas ocasiones por encima de los 100º. Lo que significa que si el líquido del circuito hierve, éste se llena de burbujas y ya tenemos al enemigo en casa. Actualmente la graduación más moderna es la DOT 4 o DOT 5.1, y la mayoría de los fabricantes de frenos hidráulicos de bici, recomiendan el DOT 4 o el 5.1. En cualquier caso, deberás consultar el tipo de índice DOT que tus frenos necesiten, y esa información la suelen poner los fabricantes en la tapa del depósito del líquido de la maneta de freno. Suele rezar algo así como: "Use Only DOT 4", es decir, use únicamente líquido de freno DOT 4.

Lo siguiente que necesitaremos son dos jeringuillas como las que puedes ver en la foto 3. Aquí también habrá que adaptarse a lo que diga el fabricante de los frenos de tu bici, ya que no todos los sistemas de freno hidraúlicos para bici, necesitan de éstas jeringuillas. En algunos sistemas bastará con ir presionando repetidamente la maneta de freno. Pero ya digo que el sistema de jeringuillas es el más común. También necesitarás las herramientas correspondientes al sistema de frenos que tengas instalado en tu bici, para retirar los racores o tornillos para que el aire pueda salir. En mi caso la herramienta que necesito es una llave torx, foto 4, de 10 (T10) para retirar los tornillos adecuados. Y ya está, no se necesita nada más, bueno si. Ganas de hacerlo y hacerlo bien, así te ahorraras unos  euros que siempre viene bien 

PROCEDIMIENTO
PASO 1.- Echa un vistazo a la foto 5. En ella puedes observar la pinza del freno delantero del Avid Juicy 5. La pinza del freno trasero es idéntica. Verás en la foto 5 que hay una flecha azul señalando a un tornillo Torx dentro de una tuerca. Esa tuerca es la encargada de sujetar el racor del latiguillo, a la pinza del freno. Con la llave Torx de 10 (T10), se quita completamente el tornillo señalado con la flecha azul en la foto 5. Tranquilo que no se saldrá el líquido de freno, ya que dentro del circuito hay una depresión que hace que el líquido no se salga, a no ser que se oprima la maneta del freno. Por lo que tendrás que tener las manos alejadas de la maneta. Bueno tus manos y las de los que te estén ayudando, claro. Cuando hayas quitado el tornillo, guárdalo en un sitio seguro para que no se te pierda. Ahora fíjate en la foto 6. Lo que estás viendo, y señalado con una flecha roja, es el racor de la jeringuilla que hay que roscar en el lugar donde has quitado el tornillito anterior, pero antes de roscarlo, deberás rellenar la jeringuilla con líquido de freno. ¿La cantidad?, bueno, dependerá del fabricante de los frenos, en mi caso he usado, como puedes ver en la foto 3, jeringuillas cuya graduación es de 20 mililitros (ml). Una de las jeringuillas le he rellenado con 10 ml, evitando, al rellenarla, que coja aire, así no tendrás que problemas. Luego el líquido que sobre, se vuelve a introducir en su envase. Es muy recomendable tener a mano un trapo, para limpiar el exterior de la jeringuilla, y unos guantes de látex para proteger las manos, ya que el líquido de frenos es muy corrosivo. Por lo tanto deberás tener cuidado y limpiarte inmediatamente si te cae algo de líquido en tus manos. También es muy corrosivo con la pintura de tu bici, y si cae algo de líquido en el cuadro y no lo limpias inmediatamente, la pintura terminara disolviéndose.

PASO 2.- Ahora fíjate en la foto 7 y en lo que señala la flecha amarilla. En esa foto lo que estás viendo es el conjunto de maneta-bomba de freno, y lo que señala la flecha amarilla es el otro tornillo que hay que quitar para roscar el racor de la segunda jeringuilla. Ésta jeringuilla, la deberás rellenar solo con 5 ml. Así es que después de haber seguido éstos dos primeros pasos, deberás tener una jeringuilla con 10 ml de líquido de freno, y otra jeringuilla con 5 ml, tal y como puedes ver en la foto 8.
Es muy importante que no solo esté rellenado el cuerpo de la jeringuilla, sino que también deberá estar rellenado el tubo de goma y el racor de cada jeringuilla  ¡¡Ostras, se me olvidaba!! Cuando llenes cada una de las jeringuillas, ponlas en posición vertical, y dale unos golpecitos con el dedo para hacer que las burbujas suban a la superficie, así se podrán eliminar mucho mejor.

PASO 3.- Retiramos de la pinza, el tornillito de sangrado, que en mi caso es el tornillo que se puede ver en la foto 5. Lógicamente, éste tornillo variará en función del tipo de frenos que tengas en tu bici. Una vez quitado dicho tornillo, roscamos a fondo y con la mano, la jeringuilla rellenada con 10 ml. de líquido de frenos, para dejarla tal y como se ve en la foto 9

.PASO 4.- Cogemos la otra jeringuilla, la que tiene 5 ml de líquido de frenos, y la roscamos en el agujerito de la maneta correspondiente. En mi caso el tornillito señalado con una flecha amarilla en la foto 7. Al igual que antes, roscamos el racor de la jeringuilla con la mano hasta el fondo. Y se tiene que quedar como vemos en la foto 10.

PASO 5.- Llegados a éste punto deberemos tener en el sangrador de la maneta una jeringuilla con 5 ml de líquido de frenos. Y en el sangrador de la pinza, la otra jeringuilla con 10 ml de líquido de frenos. Con las jeringuillas así colocadas, actuamos de acuerdo al siguiente procedimiento: Agarramos con una mano la jeringuilla de la pinza trasera, por ejemplo, y la colocamos verticalmente. Y con la otra mano cogemos la jeringuilla de la maneta correspondiente al freno trasero, lógicamente, y la ponemos también en posición vertical. Poco a poco vamos empujando el émbolo de la jeringuilla de la pinza, a la vez que vamos tirando del émbolo de la jeringuilla de la maneta. De ésta forma se irá introduciendo líquido en el circuito, a la vez que verás que por la jeringuilla de la maneta empiezan a salir burbujas. Continua introduciendo líquido, hasta que por la jeringuilla de la maneta veas que ya no salen burbujas. En ese momento deja de empujar y de tirar de los émbolos, y la jeringuilla de la maneta contendrá aire, tal y como muestra la foto 11. Con ésto lo que habrás hecho es transvasar unos 5 ml de líquido de la jeringuilla de la pinza, a la jeringuilla de la maneta. Evidentemente la cantidad de líquido trasvasado, estará en función de la cantidad de aire que haya en el circuito de frenos de la bici.

PASO 6.- En éste paso hay que eliminar el aire que se habrá quedado en la maneta, ya que tanto en la pinza, como en el latiguillo, no habrá quedado nada de aire. Es muy importante que reprimas tus ansias de tocar la maneta a ver si ya frena, por que si lo haces volverás a introducir aire en el sistema. Ahora deberás de pinzar el manguito de goma de la jeringuilla de la maneta. Para ello puedes usar una pinza del tipo de las que se usan en papelería para sujetar papel. Mira la foto 12 y comprenderás lo que digo.

PASO 7.- Con el tubo de la jeringuilla pinzado, Se va apretando poco a poco, y sin prisa la maneta de freno correspondiente hasta que ésta toque el manillar por completo. Ahora es cuando entra en acción el amiguete que ha estado contigo para echarte una mano, porque se deberá mantener la maneta en esa posición para continuar con el sangrado. Si no tienes amiguete, ni perrito que te ladre, usa una goma elástica que sea lo suficientemente fuerte, como para sujetar la maneta en esa posición. Eso es lo que he usado yo, fíjate en la foto 13.

PASO 8.- Ahora deberás tener algo parecido a lo que puedes ver en la foto 14, es decir: La jeringuilla de la maneta con aire, el tubo de la jeringuilla pinzado y la maneta del freno sujeta con una goma, o con la mano del amiguete. Ahora quitamos la pinza del tubo de la jeringuilla, y se tira del émbolo de la jeringuilla de la maneta, hasta que ya no se pueda, así se crea un vacío en el circuito. Después mantén esa posición y verás como comienzan a salir burbujitas. Hay que tener cuidado de como se tira del émbolo y no pasarse, es mejor ir tirando suavemente hasta que tirando de forma normal, no vaya más. Tan pronto como se comiencen a ver las burbujas subir hacia la jeringuilla, manten esa posición. De esa forma la gran mayoría de burbujas llegarán a la jeringuilla, y se quedarán atrapadas ahí. Cuando las burbujas ya no sigan subiendo, suelta poco a poco el émbolo de la jeringuilla hasta que éste recupere su posición. Ésta acción hay que repetirla las veces que sean necesarias, hasta que deje de salir aire, o hasta que las burbujas sean tan pequeñas que apenas se muevan.

PASO 9.- Ahora ve a la jeringuilla de la pinza, y tira del émbolo de la misma manera que lo has hecho en el paso 8. Solo que ahora, cuando las burbujas ya no salgan, empuja lentamente el émbolo de la jeringuilla para presurizar el circuito. Manteniendo esa presión, quita ahora la goma que sujetaba la maneta del freno, y sujetando dicha maneta con la mano que te queda libre, empieza a presionar el émbolo de la jeringuilla de la pinza. Lentamente notarás que en la maneta comienza a haber presión. Cuando eso ocurra ve soltando la maneta a la misma velocidad con la que presionas el émbolo de la jeringuilla de la pinza, hasta que la maneta recupere su posición normal. Seguro que habrán salido más burbujas por la jeringuilla de la maneta. Repite éste paso las veces que sean necesarias, hasta que las burbujas ya no salgan. Cuando la maneta esté en su posición, quita la jeringuilla de la pinza, pon el tornillo del sangrador y limpia toda la zona de los restos de líquido, recuerda que es muy corrosivo. No hay que preocuparse porque el aire ya no puede entrar.

PASO 10.- Nos centramos, para terminar, en la jeringuilla de la maneta y actuamos de ésta forma. Volvemos a crear el vacio, tirando del émbolo de la jeringuilla, y manteniendo ese vacio, apretamos y soltamos repetidamente la maneta del freno lentamente. Ésto hará que las pocas burbujas que queden en el sistema, comiencen a dispersarse, con lo que su eliminación será más sencilla. Soltamos la maneta del freno a la vez que empujamos lentamente el émbolo de la jeringuilla, hasta que el émbolo y la maneta vuelvan a su posición. Repetiremos éste movimiento las veces que sean necesarias, hasta que en el tubo de la jeringuilla no veamos burbujas. Cuando ésto ocurra, quitamos la jeringuilla del sangrador de la maneta, ponemos el tornillo para cerrar el sangrador y limpiamos cuidadosamente todo el entorno para eliminar los rastros de líquido de frenos.
Si has seguido bien los pasos, el freno de tu bici tendrá ahora un tacto firme y nada chicloso y lo que es más importante, habrás recuperado toda la capacidad de frenada. En el sangrado que hice al freno de mi bici para ilustrar éste proceso, saque un mililitro de aire por la jeringuilla de la maneta, foto 15. Y en la foto 16, se puede ver que por la jeringuilla de la pinza salió medio mililitro de aire.

Espero que ésta explicación haya sido de utilidad. Yo se que en función del freno que tengas instalado en tu bici, algún paso de éste procedimiento que he explicado puede variar. Pero en síntesis esa es la manera de eliminar, con garantías, el aire que haya en el circuito de frenos de nuestra bici. Ánimo y a disfrutar haciéndolo tu mismo.
Ángel Tejedor
Un aficionado a la bici
Fin de la Cuarta Parte

ACTUALIZACIÓN: Debido a que mucha gente me ha preguntado de donde he sacado los racores que se ven en las jeringuillas del sangrado, tengo que decir que son las jeringuillas que se comercializan para el sangrado de los frenos hidráulicos FORMULA. AVID también comercializa un kit de sangrado de frenos hidráulicos que incluye el líquido de frenos, las jeringuillas y otros accesorios. Tanto el kit de sangrado de Avid, como el kit de sangrado de los frenos Fórmula, se pueden conseguir en cualquier tienda de ciclismo especializada en MTB, o en Internet. En Chain Reaction y en Probikeshop comercializan los dos kits de sangrado: El de Fórmula y el de Avid y no son especialmente caros.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias muy util y muy descriptivo yo voy a cambiar tb la horquilla por una R7, por cierto que tal te va la tuya?

Saludos

Anónimo dijo...

Muy buen tutorial. Enhorauena.

Yo añadiría un paso inicial que consistiría en sacar el aire que hay en el propio líquido de frenos nuevo, que aunque aparentemente no lo haya, está siempre presente.

Para ello hay que colocar una pinza en el tubo que sale de la jeringuilla y tirar del émbolo hasta ver aparecer las burbujas. Dando unos lijeros golpes las burbujas subirán y se podrán sacar aflojando la pinza.

En el minuto uno del vídeo de SRAM se puede ver claramente este paso:
http://www.youtube.com/watch?v=6mg6NbIjmOM

Saludos.

David dijo...

tengo unos frenos iguales a los del ejemplo los avid juicy five y mi pregunta es donde puedo encontrar esos racores ?? por que lo de las jeringuillas manguito y liquido de frenos no tengo problema. un saludo y muy instructivo
Mi problema a parte de esto es que le quite liquido a una maneta por que estaba excesivamente duro y ahora la maneta no recupera ¿algun consejo?
MUCHAS GRACIAS
keyandkixo@hotmail.com

Anónimo dijo...

Enhorabuena, muy logrado y muy intuitivo. Facil sencillo y para toda la familia
Por cierto retomo la pregunta de donde se pueden encontrar los racores .
te dejo mi mail.
jentonado@yahoo.es
Un saludo

Anónimo dijo...

A mi también me interesaría saber como conseguir esos racores